¿Por qué dejé de utilizar esmalte de uñas durante el embarazo?

Esmalte de uñas convencional
Esmalte de uñas convencional

Tengo 31 años, y me cuesta recordar cuándo fue la primera vez que pinté mis uñas.

 

Probablemente fue en la pubertad, cuando comienzas a intentar “amoldarte” al entorno, a tus amistades (que también se maquillan y usan pintauñas) y cuando la publicidad empieza a dejar huella.

 

Es a partir de los 20 años cuando uso esmalte de uñas de manera más regular…Imaginad, casi 10 años usando esmalte…son muchos años…

 

Hubo un momento en el que comencé a preocuparme al ver el aspecto de mis uñas: el color parecía más amarillento y en algunas zonas llegaron a aparecer pliegues. No le dí mucha importancia en ese momento, siempre tuve unas uñas que crecían rápido y fuertes así que pensé que no debía preocuparme.

 

Pero me quedé embarazada…y la cosa cambió. Si bien es cierto que los últimos años usaba esmalte de manera esporádica, cuando conocí la noticia de la llegada de mi hija algo en mí rechazó de manera inmediata este producto.

 

Comencé a informarme bien sobre el tema y rápidamente entendí el por qué de este rechazo (el cuerpo es sabio, hay que ESCUCHARLO).  Algunos de los compuestos más problemáticos, que hasta hoy se conocen, son:

 

  • Formaldehído. Fue uno de los primeros productos usado como conservante por la industria cosmética. Desde el año 2004 está catalogado como sustancia cancerígena, según el Instituto Internacional de Investigación de la OMS. Como sustancia libre el formaldehído ya no se utiliza. La industria recurre a los derivados; aún así estos compuestos pueden producir erupciones y eccemas. Las concentraciones más altas se encuentran en las lacas de uñas.
  • Tolueno (Toluene). Ayuda a dar un acabado liso y durabilidad del color del esmalte. Si se inhala puede afectar al sistema nervioso y hacer que nos encontremos más débiles incluso a exposiciones bajas.
  • Ftalatos. Se utilizan para dotar al plástico de elasticidad. Penetran rápidamente a través de la piel y se distribuyen por el cuerpo con cada exposición. Desde el año 2004 se prohibió la presencia de ciertos ftalatos en juguetes, productos de bebés y cosméticos (DEHP, DBP y BBP) pero siguen autorizando la presencia de otros que se encuentran en perfumes, lociones y lacas para el cabello. En general los ftalatos interfieren con el funcionamiento del sistema hormonal. Esto puede ser grave en períodos críticos del desarrollo. La exposición durante el embarazo puede provocar signos de feminización en el bebé barón o malformaciones en la uretra. En los hombres adultos causa pérdida de la calidad del semen y en las mujeres incrementa el riesgo de ciertos tipos de cánceres (mama, ovario, útero).

 

Estos compuestos tóxicos han sido prohibidos en países de Europa y otros lugares. Son especialmente peligrosos para los niños, adolescentes y mujeres embarazadas, pero afectan a todo el mundo.

 

 

Alternativas naturales: Esmaltes de uñas sin químicos

 

Cada vez más marcas tratan de elaborar esmaltes de uñas sin químicos tóxicos.

 

«Free» en inglés significa libre, por lo que cuando se habla de esmaltes de uñas 3free se refiere a que están libren de las 3 sustancias tóxicas citadas anteriormente.

 

El primer paso a tomar es intentar evitar los principales compuestos “sospechosos” en los esmaltes de uñas. Si quieres dar un paso más puedes buscar productos los cuales no sólo estén libres de estas toxinas, sino que contenga ingredientes respetuosos con nuestra salud y el medio ambiente.

 

Otra alternativa natural que puedes utilizar es limar tus uñas y aplicar aceites vegetales ecológicos que aportarán brillo y fuerza de manera natural.

 

Algunas marcas que utilizan esmaltes respetuosos son Lola Barcelona, Sante, Scotch Naturals.

 

Espero esta información os haya sido útil. No olvidéis dejar vuestro comentario, comentadme qué pintauñas usáis normalmente y si habéis probado las alternativas que  son menos nocivas.

 

Os mando un abrazo cargado de cosas bonitas, de corazón.

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Coñorsandia (miércoles, 29 marzo 2017 01:00)

    Qué interesante. Yo nunca me he pintado las uñas porque me dura el esmalte 5 minutos así que solo la francesa para las bodas porque no se nota tanto que cuando llego al banquete ya llevo la mitad de las uñas descascarilladas. Pero aún así nunca pensé que fuera tan tóxico y más para las embarazadas. Ahora cada vez que vea una me voy a fijar en sus uñas. Y no voy a saber si decírselo o me mandará a freír espárragos.

  • #2

    sextelefon (viernes, 08 septiembre 2017 20:31)

    siedmioprocentowy